Roma, Historia Guía de Roma

Historia

 

La fundación de Roma está envuelta en el mito. La historia dice que el primer momento de la ciudad surgió en el 753 a.C en la colina Palatina, construida por Rómulo después de haber matado a su hermano gemelo Remo. Rómulo fue el primero de los siete reyes de Roma, que sentó las bases de lo que luego iba a resultar el poder de la ciudad en todo el mundo antiguo: las obras públicas, las reformas institucionales y los acueductos. Con la llegada de la República, Roma aumentó su política de expansión y tras las guerras púnicas, Cartago, Córcega y Cerdeña fueron anexionadas al imperio romano.

El final de la república determinó el comienzo de la dictadura de Sila en el 82 a.C. El dictador Cayo Julio César supervisó un fuerte período de expansión hacia el exterior. Fue asesinado en el año a.C. El emperador Octavio Augusto dio a Roma su época dorada, con un largo periodo de paz y estabilidad que se celebró con monumentales obras de arte. Muchos emperadores vinieron después de él, cada uno de los cuales fue famoso por algunos de sus trabajos, sus conquistas o sus edictos. En virtud de Trajano, el imperio gozó de su periodo de máxima expansión y alcanzó desde las tierras del Danubio hasta el río Nilo.

Con el paso de los años la ciudad se convirtió cada vez más al cristianismo, mientras que el imperio fue cayendo en dificultades. El Papa se hacía cada vez más fuerte y poderoso, dando lugar al nacimiento del Sacro Imperio Romano en el año 800, con la coronación de Carlomagno por el Papa. El poder de la iglesia siguió aumentando y Roma se convirtió en el poder eclesial de la tierra. Entre los años 1300 y 1600 fueron construidas muchas iglesias, bellamente decoradas con los frescos de los artistas del renacimiento como Rafael y Miguel Ángel. Multitudes de peregrinos acudieron en masa a Roma provenientes de todo el mundo para admirar sus plazas barrocas, sus fuentes y sus monumentales basílicas.

Después de la agitación patriótica que se inició en 1848 e iniciada por Garibaldi, un plebiscito aprobó la anexión de Roma al reino de Italia en 1870, que estableció su centro y su capitalidad en la ciudad poco después. A partir de 1920, Roma fue sacudida por la terrible subida al poder del fascismo, que culminó con el pacto entre el gobierno italiano y la Alemania nazi. Después de que Italia fuera liberada por los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial, un referéndum celebrado el 2 de junio de 1946 propició el final de la monarquía y el comienzo de la República.